La magia del viernes 13

 

Sobre artículos de Catelyn K Castell y la Escuela Chamánica de Astrología.

Usado en casi todo el mundo, nuestra agenda está regida por el Calendario Gregoriano. La imposición del mismo en 1582, nace de la necesidad de llevar a la práctica uno de los acuerdos del Concilio de Trento: ajustar el calendario para eliminar el desfase producido desde el primer Concilio de Nicea, celebrado en 325,​ en el que se había fijado el momento astral en que debía celebrarse la Pascua y, en relación con esta, las demás fiestas religiosas móviles. Lo que importaba, pues, era la regularidad del calendario litúrgico, para lo cual era preciso introducir determinadas correcciones en el civil. O sea, poner a todos en la misma fecha. En 1582, el desfase era ya de 10 días…

El calendario tiene sus errores y a veces es difícil de explicar sus fundamentos astronómicos en pocas palabras. Se habla mucho del error, el día que sobra…etc, etc. Pero para mi eso de los bisiestos no es lo más grave. Personalmente para mí lo más espinoso, es que este calendario también ha fijado el concepto del tiempo lineal en la humanidad y  ha desconectado nuestra conciencia del tiempo cíclico, el tiempo fuera del tiempo, el tiempo multidimensional y el no-tiempo. Estas son todas las formas de tiempo mágico que no están tan disponibles para nosotrxs como lo fueron antes de que nuestra conciencia se fijara en el tiempo lineal.

Aun así, el Calendario Gregoriano tiene un cierto toque de magia numerológica conectada a él que puede crear portales numéricos que atraen la atención y nuestra conciencia hacia ellos. En los últimos años, hemos tenido fechas como el 11/11/11 o 12/12/12. cómo también 11/12/13, entre otros. Pero vayamos al tema que nos interesa….

¿Qué pasa con el número 13 que es “yeta” (*)?? …¿y que pasa con los viernes 13??? 

El viernes 13, una fecha que originalmente se consideró un momento afortunado para honrar a la Diosa en su día especial, fue desalentada más tarde por los líderes religiosos y políticos que proclamaron que tanto el viernes como el número 13 juntos eran extremadamente desafortunados.

Algunxs dicen que, como los antiguos pueblos celtas y nórdicos, el 13 es un número AFORTUNADO, y el viernes 13 era el tiempo para celebrar especialmente a la Diosa porque el día viernes lleva el nombre de Freya – Venus y el 13 es su número sagrado. Así que el viernes 13 era el día perfecto para hacer el amor o hacer otras ceremonias en honor a la Diosa. Tanto, Freya como Venus son poderosas expresiones de lo Divino Femenino que nos llegan desde los tiempos pre patriarcales, y muchas de sus historias han sobrevivido hasta nuestros días. Guardiana de los Umbrales Freya era invocada para ayudar pasajes de la vida, el nacimiento, el orgasmo y la muerte. Ella tiene el destino en Sus Manos y Su Sexualidad es su fuente de poder.

Además, astronómicamente el 13 es un número asociado a sus ciclos venusinos. En 5 ciclos de Venus que duran aproximadamente 19 meses cada uno, se vuelve al punto de partida cada 8 años. En esos 8 años Venus gira alrededor del Sol 13 veces. Esto se vincula con la secuencia de Fibonacci: 8 (años) más 5 (ciclos de Venus) es igual a 13.

El 13 tiene el honor de ser el sexto número primo y uno de los números en la secuencia de Fibonacci. También está conectado a los ciclos de la Luna y la Tierra. Por ejemplo, la Luna promedia unos 13 grados de movimiento por día. Hay 13 semanas entre un Solsticio y Equinoccio o entre un Equinoccio y un Solsticio. Hay cuatro temporadas cada año con 13 semanas en cada temporada. 4 x 13 es igual a 52 semanas en un año.

Si vemos los mazos de las cartas de juego (que en realidad son un “calendario” estacional) poseen cuatro palos, que representan las cuatro estaciones y 13 cartas en cada palo, para un total de 52 cartas en el mazo. Cada una  tiene un significado arquetípico y puede leerse como un libro de destino o un “Libro de pruebas místico”.

¿Y que se dice por ahí de la magia del número 13??

Se considera que las tortugas representan la sabiduría antigua de la Tierra, con 13 segmentos en sus caparazones. Muchos creen que esto tiene que ver con lo que se llama el verdadero calendario lunar. Sin embargo, 13 es solo uno de los números sagrados para la Luna junto con 12, 19 y 29.5. El sector 13 de la caparazón de la Abuela Tortuga  está vinculado, según algunas escuelas, con el Alpha y Omega, el principio y el final. Muchas antiguas sociedades secretas y escuelas de misterios entendieron que el número 13 representaba la Muerte y el Renacimiento a través de la ascensión a la vida eterna y representaba el conocimiento secreto de todas las formas de vida, incluida la sexualidad sagrada.

Para muchxs, el 13 representa el regreso del Divino Femenino, incluidos los misterios relacionados con María Magdalena, María, Shekinah y Sofía.  El 13 está vinculado a los ritmos naturales y ciclos de la vida que incluyen el equilibrio sagrado. También se cree que es la Esencia Crística Femenina, empoderada y encarnada.

Algunxs dicen que el 13 es una vibración unificadora que activa el cuerpo de luz. Esto esta relacionado con el cuerpo solar.  Dicho de otra manera, es el 12 alrededor del 1. El Uno/Una somos nosotrxs y cada Un@ está integrando los doce arquetipos de los signos que cuando encarnados y expresados ​​a través de cada unx de nosotrxs son los 12 alrededor de 1 o 12 en el Uno. Juntos, el 12 en 1 se convierte en 13 y luego permite tener contacto  con la experiencia de Unidad dentro de la Diversidad. Nosotrxs somos la Unidad que los doce rodean. Entonces, cada unx de nosotrxs es esencial para el todo, ya que formamos el 1 en el número 13. Después de todo, Cristo tuvo 12 discípulos, por lo que él mismo fue el 13º.

Otrxs dicen que el 13 es un número que trasciende la materia y está codificado con las frecuencias de Ascensión, Unicidad y Unidad que transforma todas las cosas. Como 13 es un número primo, solo es divisible por sí mismo y representa la pureza; por lo tanto, el número 13 es incorruptible y existe dentro de su propia integridad.

Es sincrónico que la decimotercera carta en el Tarot sea la carta de la Muerte. La decimotercera runa del alfabeto nórdico “Eiwaz” también está relacionada con el equilibrio entre la luz y la oscuridad, la muerte y el renacimiento, los Cielos y el Inframundo.

Lxs egipcixs describieron 13 pasos en la escalera que conduce a la eternidad y el decimotercer paso fue cuando el alma llegó a la fuente de su yo y alcanzó la compleción espiritual. Curiosamente, la palabra reencarnación tiene 13 letras.

En las Leyendas Arturianas, Merlín custodia los 13 Tesoros de Gran Bretaña. El acorde sagrado de los druidas tenía 13 segmentos y  hay 13 doctrinas de los bardos.

También hay una comprensión oculta del número 13 que dice que si alguien verdaderamente entiende este número, se verá fortalecido a través de los misterios de la terminación. Sin embargo, si el poder de este número es mal usado, tendrá una influencia destructiva, de ahí el temor que ha crecido alrededor del número 13.

También se cree que el número 13 representa el amor eterno, la totalidad, la realización y el logro.

A lo largo de los años, la élite que posee el poder del comercio, el gobierno, las instituciones religiosas y educativas, etc., han infundido con éxito miedo  alrededor del número 13. Se ha visto como el número más desafortunado cuando en realidad es todo lo contrario. La captura de los Templarios implicó un nivel de logística increíble en esos tiempos. La idea de asociar este hecho político a un “viernes 13”, no fue para nada casualidad. 

Inculcar el miedo al número 13 era una forma de desconectar a las masas de esta poderosa fuente de energía divina. Una vez más, es hora de recordar que la vibración del 13 nos ayuda a realinearnos con la fuente de energía y nuestra propia curación.

Gracias Catelyn K Castell, por reunir tan buena información!

Gracias y bendiciones!!

Mónica Gobbin

(*) yeta
nombre femenino
  1. 1.
    ARGENTINAMÉXICOURUGUAYcoloquial
    Desgracia o mala suerte.
  2. 2.
    adjetivo/nombre común
    ARGENTINAURUGUAYcoloquial
    [persona] Que es considerado por los demás como portador de desgracias o mala suerte.
    “―Mañana viene Carlos. ―Uy, no. ¿No sabías que es yeta?, vas a ver que algo malo pasa”

Astrología desde la mirada de la Espiritualidad Femenina

Si deseas utilizar algunos de los artículos de Mónica Gobbin en su sitio web, ponte en contacto con ella por correo electrónico a articulos.sanaciondelalma@gmail.com para pedir permiso. Sin su permiso, es ilegal, y es una violación de la ley de derechos de autor, publicar sus artículos en tu sitio web. Por favor, respeta mis derechos y haz los arreglos apropiados, o simplemente enlaza a este sitio web y deja que las personas lean el artículo aquí.

Mientras más personas jueguen según las reglas, no se tendrá que promulgar leyes draconianas para regular el uso del copyright en Internet. Haz la vida más fácil para tod@s nosotr@s.








2 pensamientos en “La magia del viernes 13

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.