Noticias de Astrología Boletín Septiembre 2016 de Steven Forrest. “Bienvenido a Discordia: La actual conjunción Urano-Eris”

Eris

Noticias de Astrología: Boletín Septiembre  2016

Bienvenido a Discordia: La actual conjunción Urano-Eris

por Steven Forrest

Traducido y publicado con su permiso por Mónica Gobbin

Si Plutón es un planeta – y la mayoría de los astrólogos, incluido yo mismo, todavía dicen que lo es – entonces, nos guste o no, la distante Eris es un planeta también. Los dos cuerpos son aproximadamente del mismo tamaño. Ambos orbitan en la profunda, oscura y congelada zona, más allá de Neptuno. Sabemos todo sobre el impacto directo de Plutón en nuestras vidas. La mayoría de nosotros tenemos cicatrices para probarlo. ¿Deberíamos esperar menos de Eris?

El jurado astrológico todavía no emitió su juicio sobre Makemake, Haumea, Sedna, y el resto de los “trans-neptunianos”. Pero Eris es un asunto mayor. Creo que es el momento de decir que, si el jurado astrológico todavía  no ha emitido un juicio sobre Eris, es simplemente porque no está prestando atención. También creo que bajo su explosiva conjunción actual con Urano subyace en gran parte el caos mundial que muestran los titulares de los medios. Observa cómo casi no se puede publicar “que tengas un buen día” en Facebook sin que alguien establezca paralelismos entre tú y Adolph Hitler.  Esa es la huella digital de Eris.

Para los romanos, la diosa que los griegos llamaban Eris, recibía el nombre de Discordia. Yo prefiero ese nombre; es tan telegráfico. Mientras tanto, Urano, como es sabido, es el Señor de los Temblores y Relámpagos. Entonces, ¿qué sucede cuando la Discordia y  “terremotos y relámpagos” forman una conjunción en Aries, el signo del dios de la guerra? Como ya he mencionado, tenemos la respuesta frente a nuestras narices- está sucediendo en nuestras vidas en este momento. Urano conjuntó con Eris el 9 de junio, nuevamente lo harán, ambos retrógrados, el 25 de septiembre, y por última vez el 16 de marzo de 2017.

Por supuesto, estos son cuerpos muy lentos, por lo que su única interacción representa momentos picos en esas fechas. Podemos revisar un par de años antes y después. En otras palabras. hemos estado en esta conjunción desde hace un  tiempo y hay más por venir,

Eris fue descubierto en 2005, por lo que sabemos que su significado se ha sincrónicamente atado al estado de ánimo del mundo desde hace varios años, así como el descubrimiento de Urano fue atado sincrónicamente a las revoluciones en Francia y Estados Unidos a finales del siglo XVIII. Mi punto principal aquí, es que la conjunción actual de Urano y Eris es esencialmente el momento en el que la realidad de la “Era de Eris” está irrumpiendo en la conciencia colectiva. Si el 2005 fue “la apertura”, entonces el 2016 es la gran inauguración.

 ErisEarthMoon

Al igual que en todas las cosas astrológicas, podríamos decir que es a la vez una buena y una mala noticia – o, más precisamente, que Eris, al igual que el resto de los símbolos de la astrología, representa un espectro de posibilidades, tanto altas como bajas. No es el planeta en sí, sino la forma en que la conciencia humana interactúa con su amplio campo arquetípico, lo que determina lo que realmente sucederá. Ese es un principio que no he visto fallar una vez en la astrología, en todos los ámbitos.

Vamos a repetir que el descubrimiento de un nuevo mundo ahí fuera en el espacio, significa el descubrimiento de uno nuevo dentro de todos nosotros. Así – y, si la historia sirve como un espejo, este proceso de integración lleva a la humanidad siempre hasta el borde. Tal descubrimiento representa algo que la humanidad apenas puede hacer, aunque por lo general lo hemos ido manejando como podemos. Presenciamos el descubrimiento de Plutón en 1930 y la correspondiente liberación de energía de sombra en el mundo, y al mismo tiempo aparecieron las herramientas psicológicas para luchar con ella. Podría, por ejemplo, ¿habernos matado la era nuclear? Sí. ¿Lo hizo? No. La Guerra Fría fue de miedo, pero la humanidad pasó la prueba.

Eris, hermana de Marte en muchos de sus mitos, “se deleita con los gemidos de los hombres muriendo en la batalla.” Ella camina alegremente entre los moribundos “aumentando su dolor.” Virgilio describe “sus bucles de serpientes entrelazados con cintas con sangre.” Ella es, en otras palabras, una criatura infernal, casi más plutoniana que Plutón.

Como veremos, hay otra cara de ella – no tan evidentemente negativa. En pocas palabras, la competencia no es siempre una mala cosa. Pero a veces Eris es competitiva en el sentido más oscuro. Ella es violenta, y se deleita con sadismo en el dolor de los demás. En su aspecto negativo, le gusta ganar, pero no tanto como ella disfruta viendo perder al otro. Nada le satisface más que el sufrimiento ajeno.

 Si se piensa en ello, ¿esto no se parece a la lógica retorcida del terrorismo? ¿No suena esto como bodas bombardeadas por robots desde el cielo? ¿No suena esto como idiotas psicóticos armados con armas automáticas, volándole las cabezas a cincuenta extraños en un club nocturno? ¿O corriendo con un camión a personas inocentes en un festival? ¿O personas baleadas por su color de piel o por su uniforme?

Si retrocedemos un poco, ¿esto no suena como los titulares del mundo que hemos estado viviendo desde el descubrimiento de Eris?

Recordemos las sincronicidades dramáticos en torno a los descubrimientos de Urano, Neptuno y Plutón – y recordemos el detalle de que algunas de esas correlaciones se desplegaron antes del descubrimiento físico real del planeta. El ejemplo más obvio en este caso sería la revolución americana de 1776 batiendo el descubrimiento de Urano por cinco años. Para los americanos modernos – y creo que para gran parte del mundo occidental – podríamos decir que “todo cambió” en la mañana del 11 de septiembre de 2001. Ese momento violento cuando las torres gemelas se desplomaron, “adelantó” el descubrimiento de Eris por cuatro años, pero encarna totalmente la dimensión violenta, sádica de esta nueva adición a nuestro vocabulario astrológico cotidiano.

Un planeta es descubierto en un momento determinado – pero en el fondo el cambio psicológico y mítico en el espíritu de la época no se puede fijar a un día en el calendario. El descubrimiento de un planeta deja su sello en una generación, no en un momento.

Hasta ahora, he hablado de la mayoría de nuestra interacción con Eris, como si fuera una tonta película de acción diseñada para complacer a la sed de sangre de los chicos de catorce años de edad. Eso es sin duda parte de ella – pero con este nuevo planeta, los mitos griegos ofrecen algunas ideas más profundas y más complejas. La historia de Eris más conocida de la mitología griega es sobre la guerra y la violencia, pero también tiene un toque gracioso. Y por debajo de la comedia se encuentran algunas ideas reales. La historia cuenta cómo se había invitado a las diosas Hera, Atenea y Afrodita, junto con el resto de los olímpicos, a una boda. Eris había sido rechazada debido a su fealdad, pero también por sus inclinaciones a causar problemas. En venganza, ella arrojó una manzana de oro a través de una ventana con la inscripción: “Para la más bella.” Este pequeño “regalo” provocó que las tres diosas gloriosas comenzaran una indecorosa pelea de gatos, acerca de la supuesta merecedora. ¿Cuál de ellas era la más bonita?

 ParisApple

Para resolverla, el desafortunado Paris, príncipe de Troya, fue nombrado por Zeus para ser el juez que eligiera a la ganadora. Las diosas se desnudaron literalmente frente a Paris, “hambrientas” por ganar esa manzana. También intentaron sobornarlo. Hera le ofreció poder político; Atenea prometió el don de la sabiduría infinita; pero la astuta Afrodita lo tentó con la mujer más bella del mundo. Helena, que por desgracia era la esposa de Menelao de Esparta.

Paris eligió a la chica, por supuesto – y por lo tanto Afrodita ganó el concurso de belleza. El resultado de todo ello fue la guerra de Troya, en el que la ciudad del príncipe París fue destruida y sus habitantes sacrificados.

Eris, presumiblemente, se escapó riéndose.

Hay muchas cosas en este mito para contemplar. Toma nota para comenzar, que la causa fundamental de la violencia fue la competitividad entre las tres diosas. Detengámonos allí por un momento. En la guerra, y en casi todo acto violento, la gente siempre está luchando por algo – dinero, tierra, poder, estatus, parejas sexuales. Sin el deseo, la codicia y la competencia, no habría guerra en ningún nivel. No existiría la cara oscura de Eris.

Sin embargo, hay otra cara de esto. Sin dicha competencia, tampoco podría haber ningún progreso. El antiguo bardo griego Hesíodo, señalaba que Eris “excita aún al perezoso para ir a trabajar; a un hombre le crecen las ganas de trabajar cuando mira a su vecino, un hombre rico, que se esfuerza en arar y sembrar y poner su casa en orden; y vecino compite con su vecino mientras este va detrás de la riqueza. “Y añade:” Esta contienda es saludable para los hombres”. Hesíodo señala que esfuerzo y creatividad se disparan cuando “un alfarero está enojado con otro, y artesano con el artesano y el mendigo es celoso de mendigo, y juglar del juglar. “Como resultado, todos ellos podrían hacer un esfuerzo para mejorar. Puede que no sea bonito, pero todos obtenemos mejores ollas y mejor música.

Hesíodo escribía hace dos milenios y medio. Para una ilustración contemporánea, podríamos pensar en el enorme éxito del Toyota Prius. No se puede conducir muy lejos hoy en día sin ver a uno. La disminución de los suministros de petróleo desencadenó la competencia entre las empresas de automóviles. Siguió la creación de este tipo de vehículos más amigables con el ambiente. Al mismo tiempo, y por razones similares, el precio de los paneles solares ha ido disminuyendo, mientras que aumenta su eficiencia.

El que viene con la mejor idea gana el dinero. En estos casos, todos nos beneficiamos. Pero luego viene el fracking (nuevo emergente de la competencia) Puedes juzgar por ti mismo, si vale la pena, por el combustible más barato durante unos años, envenenar las reservas de agua durante siglos.

Abundan los ejemplos sobre este tema de la competencia. Algunos de ellos algo “resbaladizos”. Podríamos considerar “tecnologías disruptivas”, como Uber. ¿Una cosa buena o mala? Pregunta a un taxista trabajador cuyo sustento está cayendo a pedazos. Pero, por supuesto, en términos de costo y conveniencia, la competencia exitosa de Uber con los sistemas existentes de transporte es muy útil para muchas personas. ¿Qué hay de Airbnb (1) ? Una vez más – maravilloso, a menos que uno posea un hotel o esté buscando una vivienda asequible para alquilar en una ciudad con actividad turística activa. Hace mucho tiempo, un hombre contempló una pala mecánica. Se quejó, “esta pala mecánica sustituye los puestos de trabajo de un centenar de hombres con palas en sus manos.” Es cierto, por supuesto – pero aquí está la réplica: “. O diez mil hombres con cucharas” La competencia y la innovación resultante, incluso cuando son beneficiosas, a menudo traen problemas para algunas personas.

Eris – o la competencia humana – tiene dos caras: nos puede mejorar todo, o empeorar todo. Para mantener el equilibrio en nuestra comprensión de Eris, tenemos que mantener un ojo en ambas perspectivas. Eso, en pocas palabras, es el quid de la interpretación de Eris.

fencing

Por supuesto, la competencia siempre ha estado en nosotros. No comenzó a existir repentinamente en 2005. Como astrólogos, podríamos decir simplemente que en todas las cartas vemos a Marte y a Aries. Nada nuevo. Pero muy claramente la magnitud y la intensidad de la “competencia” en todo el mundo se ha ido por las nubes en la última generación. Una fuerza impulsora es que nuestros recursos están disminuyendo mientras que las poblaciones aumentan. Creo que es justo observar que la competencia ha adquirido un nuevo sabor a Eris de puro sadismo – la alegría del mal en el sufrimiento de los demás. ¿Qué verías si uno mira a los ojos de un tirador armado justo antes de una campaña criminal? ¿O un suicida a punto de apretar el gatillo en un mercado lleno de personas? Se te podría enfriar hasta la médula. Esto es Eris la Oscura.

No es exactamente nuevo. El punto es que ahora es una epidemia.

Volvamos al mito. ¿Sobre qué competían Hera, Atenea y Afrodita? ¿Una manzana? En cierto modo, sí. Pero en realidad estaban luchando por la pregunta más trivial imaginable: cuál de ellas era más bonita.

Las puertas se abren para las personas físicamente atractivas – y, a menudo  se cierran cerca de las caras de las que son menos atractivas. Creo que ha llegado el momento para la humanidad para hacer frente al “mito de la belleza” y todas las distorsiones, el dolor y la injusticia que crea entre las mujeres y los hombres. Esa es una gran parte de lo que significa el descubrimiento de Eris para el colectivo. Tal vez por fin podemos empezar a cuestionar el interminable “concurso de belleza” de la vida moderna. Pero el mito de la belleza, mientras que fascinante, es otro tema Eris, más allá del punto central que estoy tratando aquí en este boletín, que es la competencia, pura y simple. La lucha sobre quién es más bonito es sólo una cara de la misma. (2)

Aquí, en este ensayo quiero destacar un punto más simple, más amplio: Hera, Atenea y Afrodita muestran un aspecto tonto acerca de un tema “de la escuela secundaria”. ¿Cuál de ellas es la más sexy? Estaban tan desesperadas por la manzana de oro, que se desnudaron y desfilaron delante de París. En aras de ganar lo trivial, la “manzana del ego,” las diosas se hicieron en bailarinas de “caño” en un “club de caballeros.” Añadimos doces pulgadas cuadradas de Spandex y que podría haber sido un programa de   MTV en la actualidad.

Los seres humanos son competitivos; todos tenemos a Marte en nuestras cartas. La mayoría de nosotros atacaría a un oso con los puños si estuviera amenazando a nuestros hijos. ¿Pero qué sucede cuando mostramos la misma fiereza en competencias por tonterías cuyo valor hemos inflado – menudencias tales como el status, la belleza y el dinero? Como cantó Bono, “Nunca se puede conseguir bastante de lo que realmente no necesitas”. (3) Pero si has decidido que realmente lo necesitas, es posible que hagas sangrar a otra persona con el fin de conseguirlo.

En términos generales, el descubrimiento de Eris coincide con un el crecimiento de la competitividad en toda la Tierra. La respuesta no es que debemos simplemente dejar de competir. Buena suerte con eso de todos modos. Las preguntas que despiertan el descubrimiento de Eris, no son simples – no lo fueron las preguntas planteadas por el descubrimiento de Urano, Neptuno y Plutón. Hemos respondido a estas preguntas; Tengo fe en que la humanidad puede responder a las preguntas de Eris también. Pero estas preguntas nos están presionando, son irritantes, y la apuesta es extraordinariamente alta.

En pocas palabras, con la disminución de los recursos y la explosión demográfica, ¿qué va a pasar? ¿Qué tipo de futuro decidirá la humanidad?

refugees

Piensa por un momento en la cuestión de los migrantes internacionales. Algunos están escapando de la guerra, otros de la pobreza. Una perspectiva: ¿A quién le gusta la idea de su país siendo tomado por hordas de extraños desesperados, sin dinero perteneciendo a violentas culturas extranjeras? Otra perspectiva: ¿Quiénes de nosotros, si hubiéramos sobrevivido a un ataque de gas venenoso en Siria, no estaríamos haciendo cualquier cosa para entrar en Europa o América?

Las pasiones son fuertes. “Matar a todos” se escucha en ambos lados. Hay gente que se postula a un cargo político con poco más que eso. Mientras tanto, Eris acecha entre los muertos y los moribundos, “aumentando su dolor.”

No estoy feliz de escribir nada de esto, pero esconderme detrás de una cara sonriente no hará que esto desaparezca. ¿Quién puede dudar de que la humanidad se está acercando a algunos límites duros? A partir de marzo de este año, la población mundial era de aproximadamente 7,4 mil millones – ya una calamidad. Las Naciones Unidas estiman que será 11,2 mil millones a finales de siglo, salvo algún desastre – o un brote de la sabiduría. Mientras tanto, estamos envenenando el agua que queda, destruyendo las tierras de cultivo, y calentando el planeta de manera tal que los efectos son difíciles de prever.

Todo esto es materia física y territorio “ambiental” familiar para la mayoría de nosotros. Para mí, este sentido de “encogimiento, el espacio lleno de gente” y la competitividad que engendra, se ha exagerado aún más por algo no tan bien entendido: la revolución digital. Hace un año, por ejemplo, Facebook alcanzó 1,39 millones de abonados en todo el mundo. En ese momento, se hizo más grande que China. En un sentido, Facebook es ahora “el país más grande en el mundo.” Los beneficios potenciales son enormes, pero analiza esto: imagina un agricultor afgano en 1843 sintiendo que su cultivo se ve amenazada por la invasión de la inmoralidad de las bailarinas de can-can francesas. No hay problema, ¿verdad? Obviamente, él habría vivido su vida en feliz en la ignorancia de ellas. Hoy no. El espacio psicológico y cultural de hoy todo el mundo se está encogiendo, junto con el entorno físico. Aquellos que están comprometidos con la defensa de un orden mundial moribundo, están acorralados y asustados, y Eris les seduce. Es un choque de trenes lentos y cualquiera que crea que sólo traerá lo mejor de la gente ha estado fumando algo.

Pero cualquiera que crea inevitablemente nos va a llevar a la bestialidad, la violencia y la destrucción tampoco ha prestado atención a la historia. Vendedores de miedo, muchos de ellos astrólogos, han predicho el fin del mundo casi todos los años desde el comienzo de la historia registrada. Pero la humanidad se eleva a menudo a partir de este tipo de desafíos. Los paneles solares y el Toyota Prius no nos van a salvar – pero simbolizan una respuesta positiva, creativa al estímulo de Eris por la pelea salvaje y competitiva. ¿Los ingenieros de Toyota han querido siempre superar a los ingenieros de Ford o Honda? ¡Seguramente!

Y tal vez eso no sea una cosa tan terrible.

Tengo mucha fe en la capacidad humana para innovar, especialmente con Eris alineada con el planeta del genio puro, Urano. La buena ciencia, el verdadero interés humano, es casi inevitable que va a ser parte de cualquier imagen atractiva del futuro humano.

Subyacente a todo esto está la raíz del problema, la esencia misma de Eris: las dos caras de la competencia. El lado sombrío de la misma, nos lleva de nuevo al feo espectáculo de Hera, Atenea y Afrodita bailando desnudas en su lucha por una manzana. Simplemente dicho, hay cosas por las que vale la pena competir y hay cosas que no. Del mismo modo, podemos competir de manera creativa o brutal. Una vez que tengamos el olor de la sangre en la nariz, los seres humanos – y las diosas griegas – no somos muy buenos para discernir entre los dos caminos.

¿Lucharía para protegerme a mí mismo o por los que amo? Por supuesto. Es probable que también lo haría. ¿Pero me atrevería a envenenar el agua con el fin de mantener bajo el precio de la gasolina? ¿Me gustaría vivir en una casa grande si eso significa que alguien tiene que vivir en un cajón de embalaje? Y ya que estamos en ello, vamos a añadir algo de urgencia en este último punto. Digamos que la persona que vive en la caja de embalaje tiene otras tres cartas para jugar: desesperanza, el odio, y un arma.

Ahí está el mundo que se abre ante nosotros con el descubrimiento de Eris. La alineación de Eris con Urano ha dado a luz estas opciones en colores vívidos, rojo sangre, condimentadas con una porción adicional de energía de Aries puro. Leemos sobre ello en las noticias. Lo vemos todo, real o proyectado, en los políticos. La humanidad puede competir por el gran premio, que es la supervivencia humana. O podemos caer en la oscuridad, sin salida tipo Hollywood imaginando una victoria con un mar de cadáveres alrededor de nosotros – y cada cuerpo con un color de piel diferente, religión, afiliación a un partido, uniforme o etnia.

¿El nivel superior?

Innovación y nuevas formas de pensar son puntos centrales. Vamos a reconocer y recompensar a aquellos que realmente crean. Necesitamos científicos e ingenieros, pero no olvidemos que también tenemos artistas y otros líderes espirituales que nos pueden inspirar con una nueva visión de un mundo nuevo. Ellos son los que nos darán dirección. Necesitamos genios de todos los colores ahora, y tenemos que reconocerlos, honrarlos y apoyarlos. Esta es una idea “Eritica conservadora” – que los innovadores deben ser recompensados con la prosperidad, mientras que aquellos que contribuyen menos, naturalmente, recibirían menos.

Mientras estamos en ello, vamos a equilibrar eso con una idea “liberal”. Vamos a volcar la noción destructiva que “se puede tener todo.” Si somos honestos con nosotros mismos, nos damos cuenta de que gran parte de ese “todo” fue sólo una manzana de oro de todas formas, una que en realidad nunca nos trajo mucha alegría. Vamos a sustituir con un poco más de énfasis en “vivir sencillamente para que otros puedan simplemente vivir.”

Tomará décadas para que todo esto quede claro. La más brillante visión de Eris está luchando para salir del inconsciente colectivo. En este momento, las diversas piezas del rompecabezas a menudo parecen ser opuestos que discuten entre sí, a menudo de manera sanguinaria. Cuando “se casen” tendremos nuestra respuesta.

Existe otra gran parte de todo esto que no debemos olvidar: hay niños que nacen en este momento y que llevan este sello Eris-Urano en sus cartas natales. Ellos son parte de la respuesta, para bien o para mal. Son la humanidad que tienen el as en la manga. Y pasara un tiempo antes de que escuchemos de ellos.

Mientras tanto para cada uno de nosotros en forma individual, es el momento de revisar cuánto estamos dispuestos a pagar por las diferentes “manzanas de oro” en nuestras vidas. Cada uno de nosotros resuena eternamente con el conjunto de la humanidad. Lo que vemos “allá afuera” en el mundo es simplemente la imagen externa de la suma de nuestras conciencias individuales. Tal vez no se puede detener personalmente a un loco con una pistola o una bomba – pero creo que a medida que moderemos la furia de nuestro “terrorista interno,” (4) el mundo en su conjunto se movería una pulgada más cerca de la serenidad. E incluso si estoy equivocado acerca de eso, estoy seguro de tener razón en esto: si tienes éxito en eso, tú mismo te habrás movido a muchas millas en una dirección mejor y más feliz. Haz eso, y no desfiles desnudo por las manzanas de oro nunca más.

A nivel personal, la conjunción actual de Eris y Urano se reduce a estas preguntas: ¿Dónde el egoísmo y la rabia han tomado un bocado de tu corazón? ¿has extirpado realmente el odio de tu psique? ¿Qué precio ha pagado tu alma por confort material o una ventaja? Y ¿dónde has desperdiciado tu ingenio en la búsqueda de bagatelas?

Eris y Urano están en conjunción al comienzo del tercer decanato de Aries. ¿Dónde cae esa conjunción en el gráfico de tu carta natal? ¿En qué casa? ¿Qué aspectos hay? Allí tienes tus respuestas.

Al contemplar estas preguntas elevadas, no olvidemos la otra, más afilada, del otro lado de la ecuación. ¿en qué ámbito realmente necesitas reclamar la victoria, status o territorio? ¿en qué ámbito esa victoria no sólo es justa y legítima, sino también algo que contribuye al bien de todos nosotros? ¿en qué ámbito has bajado la cabeza, en lugar de ponerte de pie y ser escuchado? ¿en qué ámbito necesitas simplemente ganar?

Estas últimas preguntas son un embrollo filosófico y espiritual, pero no van a desaparecer. ¿Cómo discriminaremos entre el hambre del ego y el nivel superior? Recuerda:  el nivel superior de Eris en última instancia, nos ayuda a todos.

Para esta respuesta, volvemos a Hesíodo, que veía el lado bueno de Eris tan claramente cuando escribió: “Esta contienda es saludable para los hombres.” Él vio que se hizo para obtener mejores ceramistas y músicos. sana competencia que beneficia a la comunidad humana.

Esta sería la forma de ordenar todo: poniéndote en el “primer puesto”, ¿estás haciendo del mundo un lugar mejor – o simplemente estas desfilando desnudo frente a extraños en aras de una manzana de oro? ¿Quieres ganar por las razones correctas – o sólo quieres ver a otra persona perder y sufrir el dolor de la pérdida?

Las respuestas honestas a estas preguntas pueden literalmente salvar el mundo. Las deshonestas pueden destruirlo.

Como se ha escrito en los Upanishads hace muchos siglos, “ahora haz lo que quieras.”

Steven Forrest

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s