Astronomía: ¿Qué es un Eclipse Solar?

EclipseSolar.jpg

Un eclipse solar es el fenómeno que se produce cuando la Luna oculta al Sol, desde la perspectiva de la Tierra. Esto sólo puede pasar durante la luna nueva (Sol y Luna en conjunción). Para que se produzca un eclipse solar, la Luna ha de estar en o próxima a uno de sus nodos[1], y tener la misma longitud celeste[2] que el Sol.

Cada año suceden sin falta dos eclipses de Sol, cerca de los nodos de la órbita lunar, si bien pueden suceder cuatro e incluso cinco eclipses. Suceden cinco eclipses solares en un año cuando el primero de ellos tiene lugar poco tiempo después del primero de enero. Entonces el segundo tendría lugar en el novilunio siguiente, el tercero y el cuarto sucederían antes de que transcurra medio año, y el quinto tendría lugar pasados 345 días del primero, puesto que ese es el número de días que contienen 12 meses sinódicos.

Existen cuatro tipos de eclipse solar:

Parcial: la Luna no cubre por completo el disco solar que aparece como un creciente.

Semiparcial: la Luna casi cubre por completo el Sol, pero no lo consigue.

Total: desde una franja (banda de totalidad) en la superficie de la Tierra, la Luna cubre totalmente el Sol.

Anular: ocurre cuando la Luna se encuentra cerca del apogeo y su diámetro angular es menor que el solar, de manera que en la fase máxima permanece visible un anillo del disco del Sol. Esto ocurre en la banda de anularidad; fuera de ella el eclipse es parcial.

(La mayor o menor distancia de la Luna a su perigeo va a determinar que el eclipse sea total o anular)

¿Cómo nos afecta este tipo de eventos??

Vivimos inmersos en un océano de energía electromagnética, cuya constitución varía de un lugar a otro. Esta energía se origina en gran parte en el Sol, otra en la Tierra misma, que tiene su propio campo magnético, que varía en función de la concentración de ciertos minerales y de las propias líneas energéticas terrestres. Y desde el centro de nuestra galaxia, la Vía Láctea, cuyo centro se encuentra a 27º de Sagitario, nos llega la “energía galáctica cósmica.

Los cambios que se producen en el campo electromagnético de la Tierra son sutiles. El eclipse, aunque por un tiempo muy corto, interrumpe la mayor fuente de energía magnética de la Tierra. No es ilógico, hacer hipótesis sobre el impacto en los procesos mentales o algún efecto residual en nosotr@s.

¡Bendiciones de la Abuela Luna para ti!!

Mónica Gobbin

Astrología desde la mirada de la Espiritualidad Femenina

 

[1] Eje de los Nodos Lunares: Consisten en los dos puntos donde se interceptan la órbita de la Luna alrededor de la Tierra con la de la Tierra alrededor del Sol. El nodo lunar ascendiente es conocido como nodo lunar norte o cabeza del dragón (símbolo: nodo lunar norte) mientras que del descendiente se llama nodo lunar sur o cola del dragón (símbolo: nodo lunar sur). Ambos se encuentran diametralmente opuestos. En un sentido kármico representan el pasado (el nodo lunar sur) y el futuro (el nodo lunar norte) en vidas pasadas y venideras respectivamente, lo que a uno le hace sentir cómodo para que ya lo ha vivido y lo que lo tira hacia las nuevas experiencias de las vidas futuras y como abordarlas. Desde una perspectiva psicológica se ve más como las experiencias de los primeros años de vida que han marcado más y definido la actitud, por lo que respecta al nodo lunar sur, y lo que podría dar sentido en el futuro a la vida, en referencia el nodo lunar norte.

[2] La longitud celeste o longitud eclíptica es el ángulo medido sobre la eclíptica, a partir del Punto Aries y en sentido directo, o antihorario. Se mide en grados sexagesimales y su valor va desde 0º a 360º. Es una de las coordenadas eclípticas de un objeto celeste. Se acostumbra a representarlo por la letra L o \lambda \,. La otra coordenada del sistema eclíptico es la latitud celeste.