Archivo de etiquetas| Hemisferio sur

La Rueda del Año, Solsticio de Verano 2018, Hemisferio Sur, diciembre 21 de 2018.

green-forest-girl-grass-hair-fantasy-wallpaper

La Rueda del Año, Solsticio de Verano 2018, Hemisferio Sur, diciembre 21 de 2018.

Fantasy forest flowers – photo#24

Casi en “silencio”, en puntillas, aun dentro de círculos paganos, esta época en el Hemisferio Sur, queda como “tapada” por las fiestas de las Religiones Tradicionales. En mi país y en los países vecinos de Sudamérica, hemos “heredado” un Calendario centrado en el Hemisferio Norte. Embargados por las emociones y el cansancio de todo un año de trabajo, diciembre aparece con la promesa de “Navidad” y “Fin de Año” con la seguidilla de: despedidas, fiestas familiares que muchas veces representan un dolor de cabeza. Regalos, verano y vacaciones….un “changüí” (1) necesario para poder enfrentar el nuevo año, con todas sus incertidumbres. Pero por sobre todo una promesa o ilusión, de que tod@s podemos ser mejores.

La Diosa Sol, nos ofrece el día más largo, el período más luminoso, las frutas más deliciosas y las flores más coloridas. Tiempo de fertilidad y de “hacer”. Generalmente ponemos en el freezer todos nuestros proyectos, pues es “verano” y “no pasa nada”.

Rompe esa creencia, reflexionando sobre “¿Qué patrones en mi vida no permiten que sea un/una Adut@ plen@? ¿Qué cosas no me permiten alcanzar la autonomía? Este momento nos señala el punto dónde estamos dudando de nuestra capacidad de Guerrera. Aquehua entrará a Capricornio y nos extenderá Su Mano para contactarnos con su significado: nuestra solidez, “nuestro andar por la vida”, el desarrollo de una estructura sólida en tanto personas, que implica un proceso introspectivo, discriminativo, observador e integrador de los aspectos más oscuros y más luminosos. Rompe con la contradicción de “Querer hacer cambios” y repetir todo de la misma forma, al año siguiente.

La Rueda del Año nos señala el paso de la Madre Sol, entrando al Solsticio de Diciembre. La palabra solsticio se deriva del latín sol (‘Sol’) y sístere (‘permanecer quieto’), porque el sol sale y se pone en el mismo lugar por unos días. Es el comienzo “oficial” del Verano en el Hemisferio Sur y evoca los días más largos del año, cuando el calor se derrama sobre la tierra y disfrutamos los frutos de la Tierra

Para mi Tradición es el momento de Plenitud y de Adultez. Es el punto intermedio entre Beltane y Lammas (Midsummer). La Diosa Sol, nos ofrece el día más largo, el período más luminoso, las frutas más deliciosas y las flores más coloridas. Tiempo de fertilidad y de “cosechar”.

Es interesante saber que, para nuestros antepasados paganos, no era el primer día del verano, sino el principio del fin del verano. Luego de alcanzar este momento, la Madre Sol, empieza a regresar, muy, muy lentamente al Hemisferio contrario. El solsticio de verano era en muchos lugares, el momento de la primera cosecha y por lo tanto implicaba un gran festejo. Era también un día importantísimo para recoger las hierbas que encerraban esta esencia solar y preparar hechizos. De Rituales de Fuego y Agua.

En este año 2018, el Sol ingresará al 0° de Capricornio, marcando el Solsticio de Verano en el Hemisferio Sur,  el 21 de diciembre  a las 22:23 hs. GMT (1). O sea a las 16:23 hs de Argentina. Si deseas saber la hora en tu país, haz click aquí.

¡Bendiciones de la Madre Sol!

Mónica Gobbin

(1) El tiempo universal coordinado o UTC (de una transigencia entre la versión en inglés: Universal Time Coordinated y la versión en francés: Temps Universel Coordonné) es el principal estándar de tiempo por el cual el mundo regula los relojes y el tiempo. Es uno de los varios sucesores estrechamente relacionados con el tiempo medio de Greenwich (GMT). Para la mayoría de los propósitos comunes, UTC es sinónimo de GMT, pero GMT ya no es el estándar definido con más precisión para la comunidad científica.

La Rueda del Año: Festival del Regreso de la Luz- Imbolc (Hemisferio Sur), agosto 1 de 2018

La Rueda del Año: Festival del Regreso de la Luz- Imbolc (Hemisferio Sur),

agosto 1 de 2018 (*)

Imagen: Imbolc de Sharon McLeod

La Luz regresa… tiempo de empezar a despertar, despacito…Entre el Solsticio de Invierno (HS) y el Equinoccio de Primavera (HS), Ella nos manda mensajes: un poquito más de luz todos los días, algunas flores …

Imbolc es uno de los Festivales de Fuego y es muy importante para la tradición Celta. El vocablo en gaélico se refiere “a estar en el vientre”, por las crías de ovejas a punto de nacer. Entre las culturas agrícolas del Norte de Europa, este era un tiempo para la preparación del ganado, en el cual, las ovejas hembras estaban comenzando a dar a luz y a amamantar a sus crías, lo que convertía a este momento en “la primera leche” después del invierno. (“Oimelc “es “leche de oveja). Es un tiempo virginal que luego de la purificación del invierno se prepara para recibir las semillas La festividad está ligada a la Diosa Brigit y sus cuatro “Fuegos”: la Visión, la Sanación, la Inspiración poética y la forja de metales. Se la supone guardiana del fuego del hogar y el fuego pervive en la efigie de Brigit como flecha flamígera que surca el aire. Su nombre se traduce en ocasiones como “doncella” por su semejanza con la palabra inglesa “Bride”, aunque en su origen, su nombre era un calificativo que quería decir “La Ensalzada” o la “Elevada”, nombre que la une a la idea misma de éxtasis o de inspiración divina. Su imagen está asociada al Agua, a su Manto, el Cinturón, la Serpiente (renovación y transformación) y el collar de diecinueve cuentas. Todos son objetos de Sanación. Su templo albergaba diecinueve sacerdotisas, guardianas del Fuego. Diecinueve es el número sagrado del Gran Año Celta, ciclo de 19 años que le lleva a la Luna Nueva coincidir con el Solsticio de Invierno, como ha ocurrido este año. Son costumbres celtas, limpiar y sahumar la casa, y reunirse entre mujeres para confeccionar las cruces de mimbre, talismán que protegerá los hogares y las muñecas que se hacen con las últimas hojas del maíz cosechado en Lammas o Festival de la Abundancia, que representan la línea de Ancestras que un día se reunirán con tod@s nosotr@s . Es un festejo solar y es un momento para recuperar nuestra creatividad y nuestra fuerza para ser personas complet@s.

Aquí en América del Sur, el 1° de Agosto es el momento de honrar a la Madre Tierra y realizar los rituales en Honor a la Pachamama. Momento de ofrenda y descanso de la Tierra, antes de la nueva siembra…(1)

En gran parte de Sudamérica, el invierno no significa un manto blanco que cubre la Tierra. Seguimos cosechando sus frutos y cortando rosas… alejad@s de lo que significa realmente la época “oscura del año”. Muchas veces, es la parte del año, en la cual trabajamos más, separad@s de los ciclos de nuestros cuerpos, separad@s de los ciclos de la Vida.

Te propongo para estos primeros días de agosto, prender diecinueve velas al atardecer e intentar conectarte con el significado de este tiempo de Renovación y promesas. Escribe un poema, canta, comienza con tu primera muñeca de Brigit o confecciona una cruz celta con mimbre o paja. Haz lo que tu corazón te pida…en el fondo es la voz de Brigit que te está hablando. Te invito también a agradecerle a nuestra Pachamama en su día, como también a brindarle un homenaje las Doncellas de esta tierra, Anahí y Umiña, que encarnan este arquetipo en este suelo, quienes nos vuelven a traer la Luz, antes de la Primavera.

Gracias y Bendiciones!

Mónica Gobbin

(1) Si quieres leer sobre la Celebración a la Pachamama, haz click aquí.

(*) Generalmente se toma la fecha opuesta al Festival de Lammas del HN. Astronómicamente la fecha exacta sería el 7 de agosto, fecha que la iglesia tomo para una de sus festividades.