Sistema floral de Linneo – Cronoterapia floral para la sincronización de nuestros ritmos vitales con el Gran Reloj Cósmico

floral-tokio-_2web.jpg

Creado por el Dr. Franco Rossomando – Susana Arroyo Parisi

El Sistema Floral de Linneo consta de Doce Esencias preparadas a  partir de flores silvestres que poseen propiedades terapéuticas cronobiológicas a partir de lo cual podemos obtener extraordinarios beneficios para  nuestro bienestar psicofísico.

Todos los fenómenos asociados a la vida poseen una base rítmica por  la cual cumplen ciclos perfectamente sincronizados. En efecto, la Ley del

Ritmo explica que la vida, en su expresión humana (microcosmos), posee  ciclos y etapas  que se sincronizan con los ritmos, ciclos y etapas de todo el Universo, es decir cósmicas (macrocosmos).

La  Cronobiología es una rama de la medicina muy reciente, que  explica en términos científicos la afirmación esotérica antes mencionada.

La Salud, desde este punto de vista cronobiológico, es el resultado  holístico de la sincronización de todos nuestros ritmos biológicos entre sí, y de estos con los ciclos cósmicos.

Esta adecuación se la debemos a los vegetales, que fueron los  primeros seres vivos que aprendieron a sincronizarse con los ciclos  cósmicos. Esta memoria “vegetal” es una conquista extraordinaria de la  naturaleza que a lo largo de los millones de años de evolución se ha ido  grabando en los genes de todas las especies

Este largo proceso ha dado como consecuencia una gradual   internalización de los ritmos cósmicos, conformando un reloj interno que funciona al mismo tiempo como oscilador o sincronizador en relación con los ritmos exteriores.

Este reloj-sincronizador posee una realidad física, y su existencia fue  recientemente descubierta por la Cronobiología: se trata del Gen Reloj. El  gen reloj “maestro” sé encuentra  ubicado en el encéfalo, más precisamente  en los Núcleos Suipraquiasmáticos (NSQ) del Sistema Nervioso Central. A  su vez, de este Reloj Maestro dependen los llamados “osciladores  periféricos” que son genes-reloj, ubicados en los órganos más importantes,  (corazón riñones, hígado, pulmones, etc.), y que responden a señales muy  precisas de índole rítmica.

En su conjunto, estos relojes producen un orden temporal para que  todos los órganos realicen sus funciones en forma simultánea y/o sucesiva,  de acuerdo con las necesidades que la vida plantea. Podemos imaginarnos  así un reloj con decenas de agujas, cada una de las cuales gira con un ritmo  propio y sincronizado con la totalidad.

La cronobiología afirma que todas las enfermedades poseen como  base una alteración de los ritmos que afectan a los genes-reloj, produciendo  de-sincronización de estos genes relojes, entre sí, y de estos con el entorno  cósmico.

Si bien la Cronobiología posee un desarrollo reciente, la Medicina  Oriental China e Hindú ya habían descubierto estos mecanismos, y asimismo establecido un diagnóstico y terapia basados en estas  observaciones de los ritmos micro macrocósmicos.

Por ejemplo, los Doce Meridianos de la Medicina Tradicional China  poseen horarios específicos de funcionamiento y reposo. Cuando un  meridiano está de-sincronizado, afecta a los órganos que dependen de él, y  así surgen las enfermedades. Por su parte, la Medicina Hindú Ayurvédica  afirma lo mismo en relación con los Doshas Vata, Pita y Kapha, que son las  tres formas de energía que nutren a nuestro organismo.

Los Vegetales y en particular las flores poseen Relojes  altamente eficaces y perfectamente sincronizados, por lo  cual tienen  una información cronobiológica, que por medio  de las Esencias Florales puede ser “transferida” corrigiendo  desfasajes o alteraciones  pasajeras  o crónicas de nuestros  relojes, actuando como verdaderos relojeros florales. Tal es  el fundamento de la Cronoterapia Floral.

El primer científico occidental que descubre las propiedades  cronobiologicas de las flores fue Carl Linneo, médico y botánico sueco que  vivió en el siglo XVIII. Linneo fue el creador de un reloj compuesto de  flores, cuyo abrir y cerrar se produce en horarios perfectamente  establecidos y que cubren todo el espectro del día. Se decía que Linneo  tenía la capacidad de saber la hora exacta mirando el campo, por las flores  que estaban abiertas en ese momento.

Este sistema se administra según tu hora natal. Se puede combinar con las otras Esencias recomendadas según tu Balance Energético.

Las esencias vibracionales no son medicamentos, ni intentan prescribir, diagnosticar, tratar, curar ni aliviar síntomas físicos ni enfermedades físicas o psicológicas. Ante cualquier duda sobre su salud, consulte al profesional calificado.

Consultas: monicagobbin@gmail.com

Sanación del Alma© Mónica Gobbin – Todos los Derechos Reservados